LOS PROTECTORES DE LA CONGREGACIÓN

LOS PROTECTORES DE LA CONGREGACIÓN

mariaJose

S PROTECTORS

San José es el Patrono de la Congregación. Las hermanas aprenden en su escuela a vivir en la intimidad de Jesús y de María, a estimar la grandeza y el valor santificador del trabajo, vivido en solidaridad con tantas hermanas y hermanos del mundo entero.
Lo mismo que san José es el padre, María es la madre general, y es a estas dos eminentes protecciones que debemos confiarnos

Los santos considerados por las hermanas de San José de Cluny como protectores de la Congregación, desde los inicios y establecidos en las constituciones, aprobadas por la santa sede, son:

. Santa Teresa de Jesús: (se dice que AMJ dijo en una oportunidad que las hermanas del Instituto “deben ser revestidas del espíritu carmelita”). La intención de la madre fundadora es que en su familia religiosa se viva el espíritu contemplativo como la fuerza que la empuje a la acción.

. San Martín de Tours: Obispo evangelizador de Europa que no descansó en su intento de cristianizar el continente. Ana María Javouhey no escatima trabajos ni sufrimientos con tal de compartir la fe cristiana, fundando casas que le permitan lograr este objetivo. Como san Pablo, podría decir: “ay de mí si no evangelizo!”

. San Francisco Javier: este santo jesuita misionero en Asia, entregó su vida en la propagación de la fe, respetando las otras culturas, a la vez que trabajaba por la inculturación del evangelio. Ana María Javouhey, como él, tiene la experiencia de convivir con los musulmanes en África, a quienes admira y respeta, pero, según comenta en sus cartas: “no desaprovecha las oportunidades para hablarles de nuestra fe”.

. San Pedro Claver: también jesuita que dedicó su vida al acompañamiento y solidaridad con los esclavos llegados a Colombia en situaciones infrahumanas. Ana María Javouhey en su amor por los africanos no descuida ni una situación ni oportunidad para defender la vida, dignidad y felicidad de los esclavos que ella encuentra en sus viajes a África o que le son confiados para prepararlos a la liberación.