CARISMA – ESPIRITUALIDAD

CARISMA – ESPIRITUALIDAD

 

CARISMA EN SAN JOSÉ DE CLUNY: HUMANIZAR LA HUMANIDAD

Evangelizar – Educar – Cuidar/sanar – Dar vida. 

Como Jesús, estamos hechas para testimoniar la luz de Dios y como Ana María Javouhey cuya acción se concretiza en devolver al ser humano su dignidad de hijo de Dios.

EL CORAZÓN DEL CARISMA: LA ESPIRITUALIDAD JAVOUHEYNA

Vivir intensamente la paternidad de Dios, padre amoroso y educador.

Guiadas por el Espíritu Santo, hacer la Voluntad de Dios,

como Jesús el Hijo obediente, enviado por el Padre, para salvar a la humanidad.

El carisma de la congregación nace en el momento de una experiencia mística.

En la espiritualidad legada por Ana María Javouhey, hay dos momentos:
– Descubrir el sentido de la prioridad seductora: ser HIJA. Dios es nuestro Padre, tenemos que dejarnos seducir por El y vivir intensamente la paternidad de Dios como un patrimonio.
– La respuesta: cumplir la Voluntad de Dios, es decir el anuncio del Reino.

En el corazón de nuestra espiritualidad, y tal como la vivió Ana María Javouhey, Hija amada del Padre, Discípula de Jesús, Fiel al Espíritu, la presencia de María y José es apoyo real:

“Lo mismo que san José es el padre, María es la madre general, y es a estas dos eminentes protecciones que debemos confiarnos”